Skip to content
Inicio
La fiebre rusa en el Salón Náutico

La 52ª edición del Salón Náutico Internacional de Barcelona (24-29 de Septiembre) arranca con el propósito de captar clientes e inversores rusos y chinos para revitalizar un sector muy castigado por la crisis y frenar la caída de ventas.

25/09/2013
El certamen, que se celebra hasta 29 de septiembre, cuenta con 236 expositores que muestran más de 650 naves, 60 de ellas en primicia para el mercado nacional.

El salón, el más importante de la industria náutica deportiva y de recreo en España, espera alcanzar en esta 52 edición los 50.000 visitantes. Fira de Barcelona, organizadora del certamen, ha llevado a cabo una campaña para atraer a extranjeros residentes en España, con especial atención a los ciudadanos rusos, con alto poder adquisitivo.

El sector de la náutica de recreo genera cerca de 107.500 empleos y aporta una producción de 17.192 millones de euros a la economía española, entre efecto directo e indirecto, según estimaciones de la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN).

La crisis ha afectado en especial al sector, lo que se aprecia en la caída de las matriculaciones de nuevas embarcaciones de recreo, que entre enero y junio de este año fueron de 1.990 unidades, un 28% menos que en el mismo periodo de 2012. El mercado del alquiler también ha experimentado una caída del 22,2% en el primer semestre de este año respecto al mismo periodo de 2012, según datos facilitados por Fira Barcelona.

Además de los barcos expuestos en el mar -a partir de ocho metros de eslora-, los visitantes del salón náutico también podrán encontrar en tierra todo tipo de productos y servicios náuticos que abarcan desde electrónica y motores, hasta pinturas, remolques, artículos de pesca, chárter o puertos deportivos, además de pequeñas embarcaciones y neumáticas.

Entre las novedades que presentan los expositores, se encuentra el Lagoon 52, un espectacular catamarán de crucero con "flybridge" que dispone de un gran salón interior acristalado con vistas de 360 grados.

En el certamen llama también la atención el crucero deportivo Pricess V57, uno de los más exclusivos y elegantes del salón, propiedad de un astillero que está en manos de Möet Hennessy Luois Vuitton.

En la programación del salón destaca asimismo el festival Stand Up Paddle Surf, donde 60 participantes harán una demostración de esta nueva modalidad de navegación, y una regata con embarcaciones a escala teledirigidas.

La última jornada del salón coincidirá con la Mediterranean Tall Shipss Regatta, una concentración de grandes veleros que desarrollan proyectos educativos. Entre ellos están dos veleros universitarios rusos - Mir y Krusenshtern, este último el más antiguo de Rusia, construido en 1926, conjuntamente con otros veleros - de Alemania, Brasil y Holanda.

Según los materiales de El Economista

 

© 2003-2015, CAMARA DE COMERCIO HISPANO RUSA - ИСПАНСКО-РУССКАЯ ТОРГОВАЯ ПАЛАТА. Todos los derechos reservados. Все права защищены. - Avisos Legales